FANDOM


El Fantasma de Medusa (Ghost of Medusa en inglés) es el cuarto episodio de la primera temporada de Las Leyendas y el cuarto episodio en general.

Sinopsis oficial Editar

La brújula de Leo dirige la nave hasta una desolada ciudad italiana cuyos habitantes pueden ver fantasmas y uno de ellos convierte a los espíritus en piedra.

ResumenEditar

El episodio comienza con el barco cayendo a toda velocidad, mientras Don Andrés y Alebrije intentan volver a inflar el globo. En eso, Teodora salta sobre el soplador y el globo se infla de golpe, salvando al barco de estrellarse.

Al bajar el equipo se da cuenta de que se encuentran en Italia, y de la nada aparece un pastor local llamado Aldo, el cual les cuenta que cosas "muy extrañas" suceden en ese lugar, entre ellas, un pueblo fantasma que se encuentra cerca.

En el pueblo fantasma, el grupo es sorprendido por una escolta romana fantasma, la cual les dice que se encuentran en las ruinas de Pompeya y que justo a su lado se encuentra el Vesubio. El pueblo fantasma sale de su escondite y el alcalde organiza una fiesta para celebrar la primera visita a la ciudad en muchos años por parte de extraños. Además, dice que la única regla de la ciudad es no acercarse a la cueva ubicaba en lo alto de Vesubio. Leo se enfada y se aburre de la fiesta pues no puede comer ni tocar nada pues todo es fantasma, así que decide ir a caminar. En el camino se encuentra a Aldo, quien no le dice nada. Leo lo sigue y Aldo intenta entrar a la cueva prohibída, desatando un grito. El alcalde se acerca a regañar a Leo por entrar en la cueva, pero cuando éste intenta incriminar a Aldo éste ya no está. En ese momento y cuando Leo está distraído, el alcalde es convertido en piedra.

Al día siguiente todo el mundo llora por el alcalde, quien se convierte en ceniza cuando el sol toca su estatua. Entonces, un soldado le cuenta al grupo que llevan años siendo atormentados por Medusa, quien al estar muerta gracias a Perseo, ahora puede convertir en piedra a los fantasmas, además su guarida se encuentra en el volcán.

Al ver esto, Teodora idea un plan para vencer a Medusa que consiste en atraerla al pueblo y colocar espejos en todos lados para que de un modo u otro se vea a sí misma y muera, usando a Don Andrés como distracción. Cuando Medusa se acerca, el plan fracasa y ésta empieza a convertir a todos los ciudadanos en piedra, incluído Don Andrés. Leo se enoja con Teodora y le dice que ella no aporta nada bueno al equipo, ante lo cual ella le da una cachetada y le dice que él no sabe nada sobre ella. Alebrije entonces le dice a Leo que ella fue quien salvó el barco.

Leo busca entonces a Teodora para disculparse, pero sólo encuentra a Aldo quien le dice que ella fue al volcán. Al entrar al volcán, Leo activa una trampa de dardos pero es salvado por Teodora, y a la vez ambos caen en una jaula para vivos que desciende hacia la lava. En el pueblo, Alebrije se queda cubriendo las estatuas antes de que salga el sol, pero estas se destapan solas.

Teodora entonces se dirije a accionar la palanca que detiene la jaula, mientras se cubre los ojos para no ver a Medusa. Cuando el mostruo se pone tras ella, Teodora le toma una fotografía con su celular, aunque Medusa logra hacerla que la mire. Sin embargo, el efecto de la criatura no tiene efecto sobre Teodora y ella le muestra su fotografía, convirtiéndola en piedra.

En el pueblo, todos se convierten de nuevo en fantasmas pues Medusa ya está derrotada. Al salir de la cueva, Leo le dice a Teodora que fue Aldo quien le dijo que ella se encontraba ahí, a lo que ella responde que Aldo le había dicho lo mismo.

En la escena final y alejado de todos, Aldo revela su verdadera identidad, Baba Yaga, quien sólo se ríe de la situación.