FANDOM


"Un grupo de rebeldes ha sido capturado en el Camino Real, señor."
Zubieta al general Torreblanca

La Leyenda del Chupacabras es una película de animación mexicana hecha por Ánima Estudios. Fue estrenada el 14 de Octubre de 2016 en Estados Unidos y el 21 de Octubre de 2016 en México. Secuela de La Leyenda de las Momias de Guanajuato.

En 2017 quedó nominada por los Premios Platino a mejor película de animación.

Sinopsis Editar

Después de su aventura con las Momias de Guanajuato y en plena guerra de independencia, Leo San Juan, es confundido con un rebelde insurgente por los soldados del ejército realista en su camino de regreso a Puebla, por lo que es hecho prisionero. Al estar encerrado en un viejo convento abandonado junto con otros rebeldes aparece un espantoso monstruo alado: el Chupacabras, quién ataca a presos y guardias por igual. 

Abandonado a su suerte, Leo deberá combatir al monstruo y escapar antes de que los realistas dinamiten el convento. Mientras lucha por sobrevivir descubrirá el secreto detrás del Chupacabras y tendrá que tomar la decisión mas difícil de su vida.

Historia Editar

La película empieza justo al final de la entrega anterior, cuando Leo despierta en la carreta que lo conduce a Puebla para encontrarse varado en medio de la nada, y junto a él, un aterrador hombre con aspecto de charro le dice que está soñando para después convertirse en un monstruo. Leo es despertado de su pesadilla por uno de los hombres con los que viaja en la carreta.

Tras explicarle a Leo que hay una guerra, un hombre se acerca a la carreta para avisarle al grupo que hay un retén del ejército realista en la siguiente vuelta por lo que uno de los hombres que viajaba en la carreta, encapuchado, se baja de ésta y sigue a pie por el arroyo. Entonces el resto del grupo de dice a Leo que ellos en realidad son rebeldes insurgentes. En el retén, el grupo levanta sospechas al ver los soldados a aquel hombre corriendo por el arroyo y todos son detenidos.

En el campamento del ejército, los soldados avisan al general de apellido Torreblanca que un grupo fue capturado en el camino real y éste ordena que sean encerrados en un monasterio abandonado para ser fusilados la mañana siguiente, pensando que entre los prisioneros estaba el capitán Galeana.

Tras avisarle que un niño (Leo) estaba entre los prisioneros y que Galeana no había sido capturado (pues él era el hombre que había seguido a pie por el arroyo), el general Torreblanca va a donde está Leo a exigirle la dirección hacia la que había huido Galeana y tras la negativa de éste, Torreblanca ordena que se cumpla la ley y todos, incluido Leo, sean fusilados por la mañana.

Detenido

Leo detenido con los insurgentes

En otras escena en Guanajuato, Evaristo le promete a Alebrije que le arreglará una cita con su prima mientras éste es tatuado por Finado y Moribunda (aunque en realidad sólo le están pintando la espalda con un pincel).

Leo y el resto de los detenidos son llevados a la cárcel del monasterio. Mientras los soldados encierran las pertenencias de los reos, Leo ve que Nando, su hermano, vestido como realista, les ayuda en esa tarea. Nando ignora a su hermano para no levantar sospechas. Entre las pertenencias que guardan está una vieja carroza de feria, propiedad de un anciano gitano que también está detenido. Luego se sabe que los insurgentes detenidos eran los sobrevivientes del Regimiento de la Muerte, que falló en defender la Villa de Zitácuaro de las autoridades virreinales.

Mientras hacen guardia, uno de los soldados entra a la iglesia y es atacado por una criatura de enormes alas y ojos rojos, el chupacabras. Su compañero de guardia escucha el ruido y al acercarse también es atacado. En la celda, el grupo se despierta por los gritos y Leo observa a la criatura voladora por la ventana. En eso el hermano de Leo, Nando, aparece afuera de la celda con la intención de asustar al grupo y liberar a su hermano. Ante el inminente acercamiento de el chupacabras, Nando es forzado a abrir la puerta y todos huyen de ahí.

Mientras todos corren sin rumbo, Teodora se le aparece de la nada a Leo, asustándolo. Él le dice que necesita que investigue todo lo relacionado con el chupacabras y necesita que vaya por Alebrije y Evaristo. Ella, a regañadientes e imponiendo sus a veces absurdas condiciones, acepta y se desvanece.

En Guanajuato, Alebrije está en su cita con la prima de Evaristo, mientras este último le dicta qué decir oculto en los arbustos. En eso, Teodora se le aparece a Evaristo distrayéndolo y haciendo que Alebrije le diga cosas indebidas a su cita por lo que termina golpeado. Teodora se va a arreglar unos asuntos a un pueblo antes de ayudar a Leo, mientras espera a que los Alebrijes la alcancen.

Los prisioneros junto con Leo descubren el cuerpo seco de uno de los soldados, víctima del chupacabras. Otros dos soldados los interceptan, y el gitano dice que así es como ataca el chupacabras. Uno de los dos soldados es atacado por el monstruo y el otro prefiere unírseles para escapar del monstruo. Tras eso, el grupo se da cuenta de que los demás soldados huyen por una ruta alterna bajo la iglesia, pues todo aquel que cruza el patio principal hacia la salida es atacado.

Teodora llega a un pueblo fantasma buscando una tienda, en eso entra a un almacén donde es atrapada en una prisión de luz por un extraño cacomixtle malvado de ojos brillantes. Junto a ella, también está una niña llamada Juanita que también fue atrapada.

Victimas

Soldados víctimas del chupacabras

En el campamento, los soldados que lograron huir le avisan a Torreblanca de los ataques del chupacabras a sus hombres, y éste ordena derrumbar el puente de soga que lleva a la iglesia. Cuando el grupo está a punto de llegar al puente por la vía alterna, estos ven como los soldados derrumban el puente. Sin otra opción, regresan arriba buscando otra salida, mientras la débil estructura que sostiene la iglesia se debilita aún más. Tras separarse para evitar ser atacados, Leo y Nando están a punto de caer al barranco, pero Leo se suelta y cae un piso más abajo donde un soldado le apunta, aunque éste también es atacado. Leo, asustado, tropieza con una manta oscura y cae ante el grupo que lo golpea pensando que es el chupacabras. Cuando se dan cuenta de que en realidad es Leo, éste encuentra los planos del monasterio en el piso.

Evaristo y Alebrije llegan al pueblo fantasma, aunque este último se enoja con Evaristo por lo de la cita y decide continuar solo buscando a Teodora. Juanita, la niña atrapada junto a Teodora, le explica que hace muchos años unas criaturas llamadas Natikary convivían en paz con su pueblo gracias a un artefacto mágico llamado Iyari, hasta que llegó un hombre y con mentiras logró capturar y vender a los Natikary, robó el Iyari, y capturó al último de los Natikary junto a su cría, aunque otro logró escapar, y ella había llegado ahí buscando su rastro. Después, se sabe que "Natikary" es el verdadero nombre de los chupacabras. El Cacomixtle malvado le coloca a Teodora unos lentes encantados para que haga lo que él quiera.

Encerradas

Juanita y Teodora encerradas

Los prisioneros junto con Leo y Nando, encuentras dos posibles salidas en el mapa: un túnel que está pasando la zona del chupacabras y un viejo acueducto que parece más seguro. El grupo se encuentra con otros dos soldados y encuentran el acueducto detrás de la maleza, aunque está lleno de niebla y apenas se puede ver.

Evaristo junto con Finado y Moribunda se encuentran con Teodora que, controlada por los lentes, los atrapa y los lleva con el Cacomixtle. Tras llevárselos al animal, Teodora sale en busca de Alebrije, lo encuentra y lo atrapa en una nopalera, aunque éste logra romper el hechizo de los lentes con una canción y rescata a Teodora.

Cuando el grupo está cruzando el acueducto, son atacados por el chupacabras quien debilita la estructura de éste, haciendo que empiece a desmoronanse. Con la finalidad de salvar a Leo, el líder de los insurgentes prisioneros se sacrifica tumbando al monstruo con su cuerpo y ambos caen al abismo. El grupo no tiene más opción que regresar. Leo y los demás idean un plan para atrapar al chupacabras, que consiste en atraer al monstruo a la debilitada estructura del monasterio para que el techo caiga sobre él.

Acueducto

El chupacabras en el acueducto

Teodora y Alebrije hacen un plan para rescatar a Evaristo y Juanita, fingiendo que los lentes aún tienen efecto y llevando a Alebrije como su prisionero. Juanita señalando un cartel le dice a Teodora que el hombre que está en él, llamado Merolick, es el que tiene a los chupacabras atrapados, y Teodora se da cuenta que éste hombre es el que está con Leo, el gitano. Cuando está a punto de ir decírselo, es convertida en un muñeco por el Cacomixtle, quién trabaja para Merolick y está dispuesto a convertir a todos en trofeos también, aunque es detenido por Finado y Moribunda quienes logran atraparlo. El grupo logra liberarse y Teodora vuelve a su forma normal. Juanita le dice a Teodora que el hechizo que Merolick usó para atrapar a los chupacabras sólo se puede romper si las dos partes del Iyari de unen, y una de esas partes la tiene Merolick colgada al cuello en forma de medallón. Teodora va a decírselo a Leo.

El plan para atrapar al chupacabras se lleva a cabo, Leo atrae su atención mientras los demás derrumban la estructura. En eso se ve a Merolick golpeando a uno de los prisioneros mientras nadie lo ve. Leo y Nando logran correr hasta la iglesia y encerrarse. Dentro de la iglesia, los dos notan que el hombre del cartel en la carroza es el viejo gitano, y dentro de ella se escucha un extraño ruido. Antes de poder ver qué hay adentro, son detenidos por Merolick quien ya estaba dentro y éste les dice que los demás están muertos. Los tres buscan el túnel bajo la pila bautismal y cuando lo encuentran, escuchan gritos del resto de los prisioneros que en realidad no estaban muertos. Ante esto, Merolick golpea a Nando en la cabeza con un palo y forcejea con Leo hasta tirarle arena en los ojos para dejarlo inmovilizado. Él dice que el chupacabras viene por él por haber encerrado a su familia, derrama unos barriles de aceite que había cerca, les prende fuego y se marcha por el túnel con Leo y Nando aún dentro. En ese momento aparece Teodora y ayuda a los dos a bajar por el túnel mientras el chupacabras rompe la puerta e intenta apagar el fuego alrededor de la carroza con sus alas. Teodora le dice a Leo lo del Iyari, aunque a éste solo le interesa sacar a su hermano de ése túnel.

Fusilados

Leo a punto de ser fusilado

Saliendo del túnel, Puma, uno de los presos, se queda a punto de atacar a Leo con una piedra hasta que lo reconoce. En eso, aparece Torreblanca junto a algunos soldados quienes ya tienen preso de nuevo a Merolick, ordena que lleven a Nando a la enfermería y que a los tres (Leo, Merolick y Puma) los fusilen de inmediato. Cuando están a punto de disparar, un cañonazo dispersa a todos; se trata de un ejército de numerosos rebeldes insurgentes comandados por el capitán Galeana, quien porta la bandera de el Doliente de Hidalgo, y comienza un fuego cruzado entre ellos y el ejército realista.

Teodora le dice a Leo que le quite el amuleto a Merolick, quien lo trae colgado en el cuello. Leo lo roba y vuelve a la iglesia por el túnel. Merolick ataca a uno de los cañoneros realistas y dirige uno de los cañones hacia la base de la iglesia colina arriba.

Familiachu

El chupacabras antes de irse con su familia

En la iglesia, Leo muestra el amuleto al chupacabras y éste no lo ataca. Abre la carroza y encuentra a otro chupacabras y su cría encerrados en una jaula. Uno de los soldados que lo acompañaba antes, ataca a la criatura pero ésta lo mata, y el cuerpo es rescatado por otros dos prisioneros desde el techo. Tras una rápida inspección, Leo descubre que la otra parte del amuleto está bajo el cartel de la carroza y une las dos partes, lo que hace que se abra la jaula y el chupacabras se reúna con su familia y se marchen. Tras ver esto de lejos, Merolick, furioso, acciona el cañón lo que provoca que la iglesia caiga junto con Leo, quien es salvado en vuelo por uno de los chupacabras. Luego se ve como el ejército insurgente logra vencer a los realistas y capturan a Torreblanca y a Merolick. El chupacabras que rescató a Leo lo pone a salvo y le devuelve la vida al último soldado que había atacado. La criatura y su familia se marchan definitivamente.

Banderaa

Galeana entregándole la bandera de el Doliente de Hidalgo a Leo

Al final de la película, se ve a algunos soldados, a Merolick y a Torreblanca atados en una carroza. Éste último quiere ser fusilado junto a su batallón por haber sido vencido, como marca el protocolo, pero Galeana lo manda a enviarle una carta escrita por Morelos al virrey de Nueva España, para pedirle que renuncie a su cargo. Galeana le dice a Leo y Nando que México necesita jóvenes como ellos, y Leo promete unirse a la causa insurgente si le permite ir a Puebla a ver a su abuela; Galeana acepta, pero antes le entrega a Leo la bandera de el Doliente de Hidalgo que usó en batalla. Leo y su hermano se van a Puebla, entre los típicos comentarios burlones de Nando hacia su hermano.

Después de los créditos, se ve a Leo, Nando y Teodora acampando en medio del bosque mientras esta última peina a Leo a su gusto, como él le había prometido a cambio de ayuda para conseguir información del chupacabras. A lo lejos, sobre una colina, el misterioso charro de la pesadilla de Leo los observa.

CuriosidadesEditar

  • La Leyenda de la Nahuala y esta, son las únicas películas que cuentan con una animación distinta a las demás. Se tomaron el trabajo de que para realizarla, tuvieron que hacer unas cuantas mejorías respecto a los movimientos hechos por flash, esto es debido a los reemplazaron ante un avance de programas digitales, capaces de emular lo que fue conocido como "animación tradicional".